sábado, 21 de mayo de 2011

Caminos, Senderos y Calzadas

Viejos Caminos los de Aldeaseca, pisados y pateados por generaciones de las gentes del lugar, siglo tras siglo, con albarcas, alpargatas, botas, a caballo, en burro, y en la actualidad en tractores,  coches, motos, bicicletas, etc. Cierto, se ha hecho camino al andar.

 Caminos de labranza

Testigos ancestrales del trabajo incansable de nuestras gentes, en proceso natural, a lo largo del año, en la producción del cereal. El ir y venir de los carros, con estiércol, para sembrar y tapar, para aricar, escardar, ir y venir con el arado, sobre el yugo y como mástil la mancera. La siega, el diligente ir y venir de rapaces sobre las aguaderas, de burros pacientes, tocando la cencerra, bajo el sol, para llevar la comida a los segadores. Los carros de ruedas sonoras, con ejes y bujes, las redes de los baluartes, de vuelta la red repleta. Los bueyes aparejados y silenciosos, y los hombres aliviados por un trago del aguardiente.

Caminos para el ganado

Caminos  de mudanza del rebaño de ovejas para el aprovechamiento del espigadero en las tierras ya segadas, cencerros, zumbos y esquilas anunciaban su paso. La piara de cerdos en la época de la bellota del monte. De la  trashumancia, fueron testigos la Calzada “de Macotera a Alba”, que enlazaba con el Cordel de Merinas y Calzada de “Pedraza a Alba”, a su paso por Aldeaseca de los rebaños  que cada año se desplazaban desde diferentes puntos de la provincia para aprovechar el espigadero de los campos cerealistas de nuestra Comarca.


Los amojonamientos

Desde tiempos inmemoriales los concejos delimitaban sus términos por medio de mojones, es decir piedras colocadas en puntos determinados que señalaban el límite del término municipal. Todos los concejos cuidaban con celo estas señales ya que el desplazamiento de una de ellas podía dar lugar a la pérdida de una apreciable cantidad de terreno del ayuntamiento. Lo normal era que los concejos colindantes acordasen, todos los años, reunirse y hacer la visita de los mojones comunes. Estas visitas podían acabar en grandes discusiones y riñas si una de las partes no estaba de acuerdo con la posición de estos hitos.

La Fertilidad del suelo

El suelo considerado como fuente de alimentos para el desarrollo vegetal, implica el  estudio de los elementos esenciales en sus formas asimilables o utilizables por las plantas que, en conjunto, además de otros factores es lo que constituye su fertilidad.
  El estudio científico realizado por el “Instituto de recursos naturales y agro biológicos” en el año 1984, en la provincia de Salamanca, sobre el suelo, intenta descifrar este medio tan complejo. Sin embargo, desde el punto de vista agrícola, lo más sencillo es efectuar su análisis químico, con objeto de conocer el estado nutritivo actual del mismo, y proporcionar al agricultor la manera más eficaz de corregir las deficiencias o exceso de los distintos elementos mediante el abonado más conveniente.

Conclusiones del estudio sobre Aldeaseca:

“Los suelos de algunas áreas de Aldeaseca de Alba, tienen un bajo contenido de Potasio y, consecuentemente, deben ser fertilizados convenientemente”.
“Áreas de Aldeaseca de Alba, parecen tener adecuados contenidos orgánicos, dedicados en muchos casos a praderas, ya sea por limitaciones del suelo o topográficas”.

Con los datos de los análisis químicos de las muestras de capa arable de los suelos de las Comarcas la Tierra de Alba, registradas en el Servicio de Análisis de Tierras del I.R.N.A., se han confeccionado las tablas con los distintos parámetros edáficos, lo cual permite establecer la fertilidad de dicha Comarca.
Puede decirse que todo ese conjunto: cuyos suelos son de una textura pesada o media (arcillo arenosa), de carácter neutro o ligeramente básico, con un contenido de materia orgánica y Nitrógeno de bajo a medio, alto en calcio, siendo el de Fósforo y Potasio asimilables muy irregular, dependiendo del material de partida del suelo y de la fertilización más o menos continuada. La zona considerada periférica presenta suelos con textura ligera (arenosas), ácidos a moderadamente ácidos, con bajos contenidos de materia orgánica y Nitrógeno, medios en Calcio y una irregular distribución de Fósforo y Potasio asimilables, predominando los contenidos más bien bajos, especialmente en Fósforo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario